martes, 20 de junio de 2017

Un viaje en globo

Me ocurre con bastante frecuencia que me entra por el ojo un determinado diseño pero no me apetece bordarlo entero, sobre todo en esas épocas en las que me apetece hacer algo con "satisfacción inmediata" En esos casos por lo general lo que hago es bordar un retazo del diseño y convertirlo en protagonista absoluto de un pequeño accesorio.

En este caso en particular lo que más me llamó la atención del diseño fue el globo, tan engalanado y coqueto todo él. Tanto el pequeño tamaño del mismo como sus colores alegres y vivos me venían de perlas para lo principal después de tanto tiempo sin bordar: hacer de nuevo la vista a la trama del lino, así que escogí una trama cómoda de una tela clarita y me dispuse a pasármelo bomba ^^

Around the World in 80 Days (fragmento) de Little House Needleworks
Lino Belfast Zweigart 32 ct, 2 sobre 2
Hilos DMC sugeridos
Creo que se nota que LHN es una de mis firmas predilectas, no sólo por sus colores otoñales y vintage y su toque naïf, si no también por los temas tratados en sus diseños. Tengo que reconocer que inspirándose en un libro de Julio Verne no he intentado ni siquiera resistirme al encanto de este proyecto, sólo me queda esperar que Diane se anime también a realizar un diseño sobre "Veinte mil leguas de viaje submarino" Me encantaría poder recrear sobre tela el Nautilus, al capitán Nemo y al gigantesco pulpo, o la suntuosidad del interior del submarino, o la vanguardista tecnología de la que hacía gala el capitán.

Lo he acabado en forma de acerico porque no, quince no son suficientes y me encanta rodearme de pequeñas cosas bonitas mientras coso. La tela del lateral se repite en la trasera y juega con los tonos de las flores y del globo aerostático. La puntilla fue una idea de última hora que creo que le da un toque muy delicado. Como curiosidad os contaré que llevo un para de intentonas por empezar algo en colores luminosos y primaverales, con motivos también más veraniegos o adaptados al calor, pero como veis de momento todo lo que sale de mis manos tira más a otoñal que otra cosa.

A finales de semana marcharemos unos días de vacaciones, pero espero tener preparada alguna entrada programada e ir actualizando el blog periódicamente (siempre y cuando las musas de la informática me sean propicias) Lo que no creo que pueda es contestar a vuestros comentarios, pero por descontado que los leeré todos.

Disfrutad y refrescaos, que el verano pinta agobiante :)

¡Besos y Felices Puntadas!

domingo, 11 de junio de 2017

Como decíamos ayer...

No hay manera fácil de echar a andar de nuevo el blog después de casi un año de silencio así que voy a seguir los pasos de los más sabios que yo y continuar como si no hubiera pasado el tiempo y mi última entrada la hubiera escrito no hace once meses si no ayer ¿os parece?

La razón principal de esta parada técnica ha sido que, por diversos motivos, apenas he cogido la aguja durante este tiempo. Sin ningún trabajo entre manos que mostrar, no veía tampoco motivo alguno para actualizar. Pero esta situación ha cambiado y tenía tannntas ganas de empezar algo nuevo que he aprovechado el ansia para ir también acabando proyectos a razón de uno acabado, uno empezado. Que nos conocemos y como el montaje de los bordados es lo que siempre cuesta más emprender al final nos encontramos con una miríada de bordaditos desperdigados y huérfanos de utilidad.
El primero de éstos trabajos a medias que he ido acabando es un diseño de halloween The Drawn Thread y no sé el tiempo que llevaba esperando una oportunidad (bicheando por los archivos del blog he descubierto que el bordado lo acabé para el halloween del 2015  y, si queréis pasaros a ver la entrada os contaré algo curioso: la calabaza que veis allí es la misma que hay sobre estas líneas :D) Pero es que al motivo principal de "la pereza para el acabado" (vamos a tener que dar con un nombre apropiado para este síndrome que sufrimos casi todas) se le sumaba la dificultad de su forma redondeada.
Full Moon de The Drawn Thread
1 sobre 2 Lugana blanca.
Hilos Rosace/DMC
Estuve barajando diferentes posibilidades de acabado pero, dado su pequeño tamaño, no me acababa de convencer ninguna de las ideas, así que al final lo monté como un pequeño ornamento que se puede colgar de los pomos de los cajones, las puertas de los armarios...
Para la trasera elegí un motivo floral y no uno típico de halloween, que también le va bien por los colores, y una cinta de ric rac en color vino para el borde que viene fenomenal para disimular los posibles defectos en el acabado. Al ser de forma redondita no queda tan pulido como cuando lo terminamos con formas rectas, pero ha resultado mejor de lo que pensaba y seguramente lo repita en alguna otra ocasión.

¿Tenéis algún truco para que os queden perfectos los adornos circulares?
¿Se os ocurre alguna otra manera de acabar los bordados redondos?
Enlazadme vuestros trabajos, estaré encantada de verlos :)

¡Besos y Felices Puntadas!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...